Titulares

Arévalo asumió la presidencia de Guatemala durante el intento del Congreso de torpedear la investidura

Bernardo Arévalo (Montevideo, 65 años) es el último presidente de Guatemala. El mandato tomó juramento a su cargo en un acto en el centro cultural asturiano Miguel Ángel que funcionó cerca de la medianoche durante una larga jornada en el Congreso, que acumuló un récord de nuevas horas y se extendió por más de 12, y en la que se nombraron algunas puestas en escena. un espectáculo que mostró cómo operar las fuerzas que el agente levantó durante meses al denunciar la necesidad de evitar su propia inversión.

La intención de algunos diputados de torpedear el traspaso di mando fue difundida y denunciada al minuto por las delegaciones internacionales que se reunieron para acompañar el nuevo mandato. El largo regreso provocó, sin embargo, que algunos de los invitados se presentaran antes de la juramentación, como el Rey de España, que abandonó el teatro el pasado día y medianoche, o el presidente chileno, Gabriel Boric, que se excusó diciendo que yo tuvo que regresar a su país.

Arévalo recibió la banda presidencial y la llave de la Constitución de manos de un joven diputado de su partido, Samuel Pérez, quien hace 31 años había estado por su segunda legislatura y se convirtió en presidente electo del Congreso en una gran victoria del oficialismo, que si lo hizo con los apoyos necesarios pesan porque el Movimiento Semilla es la tercera fuerza en la cámara. Luego de llegar a este acuerdo para dar cumplimiento a la directiva del cabildo aprobada a las 10.30 de la noche, los congresistas se trasladaron en autobús hasta el centro cultural para continuar la sesión y dirigirse a la presidenta y la vicepresidenta, Karin Herrera.

La nueva dirección del Congreso regresará a Guatemala el domingo.Norvin Mendoza (EFE)

“Ahora, como nación, estamos haciendo historia. Para participar te estamos llamando con un plan. Ninguna democracia puede existir sin justicia social y la justicia social no puede prevalecer sin democracia”, dijo Arévalo en su primer discurso como presidente. En él, fijó el papel de los cuatro pueblos de Guatemala —maya, xinka, garífuna y ladino—, de la comunidad internacional y de instituciones como el Tribunal Supremo Electoral y la Corte de Costitucionalidad para cumplir el “deseo de los guatemaltecos”. de vivir”. en democracia.»

Arévalo reconoció que en los últimos meses ha enfrentado “tensiones y desafíos complejos” que ha tenido que afrontar muchas veces para creer que el país está destinado a una autoridad degradante. «El mundo se enfrenta a una ola de autoritarismo, la propagación de la intolerancia y la restricción de la disidencia», dije en un discurso de 25 minutos. “Enfrentamos nuevos fenómenos autoritarios como la cooptación corrupta de las instituciones estatales por parte de grupos criminales que explotan su apariencia democrática para plasmar los principios de libertad, equidad, justicia y fraternidad en aquellos que son fundamentales. Esta es la lucha que estamos enfrentando en Guatemala y otras partes de Centroamérica”, insiste.

Nacido en Montevideo (Uruguay) e hijo del expresidente guatemalteco Juan José Arévalo (1945-1951), el nuevo presidente ganó de forma sorprendente las elecciones de agosto con la promesa de luchar contra la corrupción que lo está carcomiendo todo en Guatemala y poner fin un alto al ‘autoritarismo’ Mis mejores deseos en los últimos años. No será fácil con parte del poder judicial en minoría en el Congreso.

El propio Parlamento se convirtió en el protagonista de la jornada. Este debe ser un acto protocolar de cinco horas para el jurado de diputados y el número de la mesa directiva se ha ampliado por más de 12 horas entre los delitos considerados dolosos y trifulcas entre los diputados que también están obligados a intervenir el Tribunal Constitucional. para que hicieran trabajo.

Mientras el Congreso elevaba la incertidumbre y hasta los muchachos de si finalmente podrían terminar antes del anochecer un viaje necesario para la inversión en Arévalo, como marca la ley, la tensión aumentaba en las calles y entre las delegaciones internacionales que se dirigían a Guatemala para acompañar a Arévalo. en el traspaso de enviar.

Los ciudadanos, que desde primeras horas de la mañana acuden a los puntos céntricos de la capital para participar de los festejos previstos en la Plaza de la Constitución, avanzan hacia los demás en el Congreso para exigir a los diputados que han hecho su trabajo que inviertan. en Arévalo, como lo decidieron los ciudadanos en las urnas. Por su parte, los movimientos indígenas que desde hace 105 días mantienen a disposición del Ministerio Público un recurso en defensa de la democracia ante los embajadores judiciales para atender la invalidación de las elecciones, expresan el mismo sentimiento que yo y lanzan un llamado a la población. otros territoriales para el movimiento es necesario.

Informes internacionales por minuto

“Los diputados tienen la responsabilidad de respetar la voluntad popular expresada en las urnas. Si está tratando de socavar la democracia con ilegalidades, nimiedades y abusos de poder”, advirtió Arévalo a última hora del día 4, al ver formado su juramento por los congresistas. «El pueblo guatemalteco y la comunidad internacional están observando». El mandatario pasó las horas de esperanza e incertidumbre en un hotel de la zona 10 de la capital donde también se encontraban sus invitados internacionales, cada vez más ansiosos ante los intentos de abandonar la inversión. Las quejas y advertencias por tu parte no tardarán en llegar.

Una mujer marcha hacia la Plaza de la Constitución para exigir que se garantice la investidura del presidente electo, Bernardo Arévalo este Domingo.Bienvenido Velasco (EFE)

Uno de los más enérgicos del mundo contó públicamente lo que estaba pasando al presidente de Colombia, Gustavo Petro, y como resultado probablemente recibió la mayor ovación de los invitados internacionales en el teatro Miguel Ángel de Asturias. “La Fiscalía fue la orquestadora de un golpe de estado. El Congreso tiene difícil la posición del presidente electo”, escribió el mandatario en su cuenta de la X roja social —antes Twitter—. Y dijo que no se enfadaría con el país hasta que Arévalo prestara juramento como presidente, aunque supuestamente se perdiera el viaje a Davos (Suiza) para participar en el Foro Económico Mundial. El presidente colombiano se alinea con el mensaje de lucha contra la corrupción de Arévalo, en particular sus investigaciones con el ministro de Defensa, Iván Velásquez, quien presidió la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (CICIG), antes de ser expulsado del país.

El presidente chileno, Gabriel Boric, también mostró su apoyo a Arévalo, criticando los «últimos intentos gravosos de algunos sectores» para impedir la colocación de la toma y su carga. El representante fue uno de los que no pudo acompañar a su homólogo en el jurado porque todos regresarían a su país para hacer sus compromisos. «Viajo con la tranquilidad de que Guatemala y Bernardo Arévalo saben que tienen en Chile y en nuestro gobierno un aliado para la construcción democrática de una sociedad más justa», dijo.

Las delegaciones internacionales presentes en Guatemala también firmaron un documento en apoyo al presidente de la democracia que designó al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, encabezada por el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, el canciller de México, Alicia Bárcena, el presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, el vicepresidente de Brasil, Geraldo Alckmin, y el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, entre ortros. Este último consejo también propuso a los Estados miembros de la UE “la aplicación de medidas restrictivas individuales contra miembros del Congreso que impidan la transferencia de poderes”.

Mientras en el Congreso vemos los últimos intentos de descartar los resultados de las elecciones que han mantenido en vilo a parte del país en los últimos meses, en las calles se luce el espíritu pacífico que han demostrado los guatemaltecos en su firme defensa de la democracia. La Plaza de la Constitución, emblemática del nuevo Gobierno por ser el lugar donde nació la nación, el Movimiento Semilla al calor de las protestas anticorrupción de 2015, está repleta de ciudadanos que observaron pacientemente durante horas, celebraron y bailaron. al ritmo de los conciertos programados por la investidura y finalmente, sobre las 12.30 de la noche, respiraron aire y gritaron “Sí, si puedo”.

En su discurso, Arévalo dijo que su país está cerrando un «ciclo doloroso de crisis e incertidumbre para dar paso al amor a Guatemala». Para ayudar a quienes han sido testigos de estos meses, trasladó el acto de inversión, cerca de la 1.30 de la madrugada, y dijo que se dirigirá a la sede del Ministerio Público para saludar a los movimientos indígenas que mantuvieron una planta durante 105 días en defensa de democracia y, posteriormente, en la Plaza de la Constitución. Será una patria para un pueblo que, según dijo en su discurso, es entusiasta y que «está ofreciendo a la comunidad mundial un ejemplo de convicción inesperada y de resiliencia democrática».

Los partidos de Arévalo celebran su investidura este domingo en la Plaza de la Constitución.Bienvenido Velasco (EFE)