Titulares

Trump muestra su músculo en Nevada y conquista un ‘caucus’ rival | Internacional

-”¡Tres malas horas para votar, tres!…”

El hombre que abrió las puertas de la cafetería del Green Valley Institute en Henderson, Nevada. Del otro lado de la sombra hay una escena donde reina la confusión. Filas que no están comprometidas con ningún bando, gente que no puede reunirse en las mesas de votación, gente que regala billetes como si fueran volantes de propaganda. Así se desarrollaron las elecciones organizadas por los simpatizantes de Donald Trump.

-«Joder, pensé que los republicanos podrían organizar una elección», dijo un hombre que no podía dar cabida a nadie que le diera información sobre el censo.

Trump atacó a estos jóvenes en Estados Unidos camarilla de Nevada con el 90% de los votos. Cuando se complete la computadora, se agregarán los 26 delegados del estado (más de los que obtuvieron Iowa o New Hampshire). La agencia Associated Press declaró el triunfo del expresidente cuando cientos de sus seguidores aún esperaban largas colas para participar. Los camarilla sólo se sentaron afuera durante dos horas, con un retraso de cinco a seis horas.

El político compitió solo en un juicio interno en el que aparecieron tres nombres en la boleta. Su novio, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que movió los hilos el mes pasado, y el pastor de Texas, Ryan Binkley, que se atrevió a enfrentarse al hombre fuerte del partido en uno de sus bastiones más sólidos en Occidente. Binkley obtuvo menos del 2% de los votos en el primer recuento.

“Seamos realistas, todas estas personas que han sido formadas van a votar por Trump”, afirma Linda Guglia. Este corredor de bienes raíces de 45 años, estadistaunidense de primera generación de origen austriaco e irlandés, votado en 2020 por Joe Biden. “Ha cometido uno de los mayores errores de mi vida”, confiesa Guglia, que quiere corregir su historial en las generales de noviembre. Ella dice que los demócratas están obsesionados con el aborto, pero a los votantes como ella en realidad les importan tanto la economía como la inmigración.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Linda tuvo suerte. En el centro de votación conoció a Gareth, uno de sus compañeros de la iglesia cristiana a la que acude. El hombre no oscureció su fervor por sus otros ídolos terrenales. Usaba una gorra blanca que dice Captain of Team Trump (Capitán de la tripulación Trump) en grandes lecturas doradas. En mi pecho llevaba con orgullo una estampa que decía «Caucus a favor de Trump el 8 de febrero”.

Estos representantes de la campaña de Trump hicieron el juego a los observadores electorales. Algunos entregan los papeles a los electores y los guían hasta la mesa de correspondencia para colocarlos en una pequeña caja de cartón. «Estoy confundido porque no esperábamos una participación tan alta, pero el objetivo es celebrar elecciones con integridad», dice Gareth.

Cientos de partidarios de Trump esperan emitir sus votos en el Instituto Green Valley en Henderson, Nevada.Luis Pablo Beauregard

El caos no fue exclusivo del instituto. Estás muy por encima de todos los demás, en el exclusivo club privado Dragonridge, la escena era similar. Los partidarios de Trump esperaron pacientemente hasta dos horas para llegar a sus mesas y emitir sus votos, acción que les llevó 15 segundos. La prensa fue expulsada del lugar por el deudor del lugar, el empresario Rich MacDonald, un millonario promotor que además es tesorero del Partido Republicano en el estado.

La sombra de la sospecha de que el trumpismo se proyecta sobre las instituciones y los funcionarios electorales hace que el Partido Republicano de Nevada celebre una camarilla en paralelo a las primarias, que se llevaron a cabo el martes y fueron organizadas por el gobierno estatal. El proceso de estas elecciones muestra las restricciones de voto que los miembros del partido quieren imponer en los estados. El voto por correo está prohibido, salvo para un puñado de militares que podrán sufragar en ausencia. Sólo podrán participar presencialmente quienes se registraron como republicanos antes del 9 de enero. Las primas, por el contrario, ofrecen una mayor flexibilidad, permitiendo el registro del mismo día de las historietas.

Los expedientes son de papel y el examen debería, en teoría, realizarse directamente en el recinto para evitar trasladar los expedientes a otro sitio. Los camarilla pretenden transparentar un proceso que la propia Nikki Haley, única rival de Trump en el pastel, considera fraudulento. “No hemos gastado ni un centavo ni una onza de energía en Nevada. Decidimos hacer mucho para no pagar 55.000 dólares a una entidad de Trump para participar en un proceso que se deseaba para beneficiarnos”, dijo Moon Betsy Ankney, jefa de campaña de Haley.

Haley sufrió un duro golpe en las primarias del martes. No es posible imponerse en unas elecciones en las que Trump no ha hecho comparaciones y en ese proyecto de ley aparecieron incluso los fantasmas de la carrera republicana, como Mike Pence y el senador Tim Scott. El aspirante quedó en segundo lugar con 22.000 votos, detrás del “ninguno de los candidatos anteriores” (47.000 votos). El 60% de las entradas eligió esta opción, mientras que el 33% optó por Haley. El exgobernador de Carolina del Sur fue superado en sus condados y en las zonas más populares del estado, en las ciudades de Reno y Las Vegas. “Humillante, vergonzoso y arrogante”, fueron algunos de los insultos que utilizó la campaña de Trump para describir el artículo de Haley.

Fue “Ninguno de los Candidatos precedentes”, en realidad, Trump. El expresidente evitó las primarias de Marte, un proceso organizado por el gobierno estatal y encabezado por el antecesor del gobernador de Nevada, el demócrata Steve Sisolak. En 2020, Joe Lombardo, un republicano, ganó el estado. El alcalde local anunció el martes que denunciaría el caso “nadie” y estos jóvenes apoyaron a Trump.

Los partidarios de Trump mantuvieron el tiempo en las largas filas con las bromas de Haley. “¡Esto no es New Hampshire!”, dijo un hombre en uno de los vecindarios. La campaña política conservadora, sin embargo, se centró en la alta participación para superar los votos que Haley había obtenido desde el martes y evitar mostrar debilidad de rumbo dentro de Carolina del Sur, que llegaría a Cabo el 24 de febrero.

“No te preocupes por lo ridículo que es. Sus cerebros a estas alturas son tan buenos como los de Biden. Ni siquiera sabía que el juicio ya había terminado”, asegura Mike Shamamian, un jubilado de 77 años que leyó un libro sobre Ava Gardner. El hombre asegura que votó por el Partido Demócrata desde 1968 hasta 2016, cuando ayudó y también ayudó a recuperar dinero para Bernie Sanders. Ahora estamos seguros de que Donald Trump será presidente. “A los demócratas sólo les interesa el dinero. Odio a Trump porque ya tiene dinero, pero sólo quiere hacer cosas buenas”, afirma.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.